Conoce la historia de amor de la militar que murió en brazos de su marido, en Quillota

By / 6 años ago / Sin categoría / No Comments
Conoce  la historia de amor de la militar que murió en brazos de su marido, en Quillota

Soledad y Cristián se casaron en el hospital luego que ella fuera diagnosticada con extraño mal de Creutzfeldt-Jakob y fueron premiados por Leonardo Farkas.

 

La historia de amor del quillotano Cristian Ortiz González y su esposa Soledad Medina Toloza es conocida en todo Chile. Ellos eran compañeros en el Ejército, donde se enamoraron y se iban a casar el 28 de enero del año pasado. Pero la ceremonia debió retrasarse, cuando en octubre del 2013, ella comenzó a padecer extraños problemas de salud. Los médicos no sabían qué tenía y su estado se volvió tan complejo, que el 18 de noviembre de 2013, Soledad debió ser internada en el Hospital Militar de Santiago.

Después de varios diagnósticos, los especialistas de ese recinto confirmaron que tenía el mal de Creutzfeldt Jakob, dolencia neurodegenerativa considerada entre las llamadas «enfermedades raras», pero que a pesar de no ser tan conocida, en Chile extrañamente mata a más personas que en el resto del mundo. Si bien este mal no tiene cura ni tratamiento, la pareja llevó su amor adelante y se casaron de todos modos, en una ceremonia oficiada en la misma pieza del Hospital Militar donde Soledad estaba internada.

A pesar de que cada día el estado de Soledad era más complejo, el amor de Cristian Ortiz se mantuvo firme y la acompañó día y noche por un año y cinco meses. Incluso, a poco de casarse, en el Día de los Enamorados del año pasado, fueron elegidos entre las cinco historias de amor más hermosas de Chile por el empresario Leonardo Farkas, recibiendo un premio en dinero que la familia utilizó para crear una fundación que difunda y cree conciencia sobre esta enfermedad.

La cruzada, que lideran Cristián Ortiz y su padre Renair Ortiz Noguera, comenzó como una campaña por Facebook para informar sobre Creudtzfeldt-Jakob, pero se ha ido extendiendo bajo el nombre de «Somos más de uno en un millón», aludiendo a la prevalencia de la enfermedad a nivel mundial.

Sólo días después de la alegría de llevar su cruzada hasta el Congreso, el ya deteriorado organismo de la joven militar no resistió más. La mañana del viernes falleció de una falla multifuncional, mientras dormía en los brazos de su marido, que siempre estuvo acompañándola. Su caso quedará registrado como una de las personas más jóvenes que falleció de esta enfermedad en nuestro país.Fuente:El Observador.

 

admin

The author didn't add any Information to his profile yet.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked. *