Cuatro condominios de casas y 509 familias. Estos son las cifras de los afectados por un hecho insólito en la región del Bío Bío, donde una población completa deberá ver cómo las casas sociales que obtuvieron hace ya tres años, son demolidas.

Las viviendas fueron entregadas el año 2012 durante el mandato de Sebastián Piñera y actualmente el Serviú de esa región dio orden de demolerlas y reconstruirlas de forma parcelada por las graves falencias que tienen desde el principio y que no se han podido reparar. La inversión le significará al Ministerio de Vivienda, una suma superior a los 8 mil millones de pesos.

Además, se inició una investigación sumaria dentro del Serviú para encontrar a los responsables de dar el visto bueno al proyecto. La EGIS Sergo también podría ser sancionada, y la responsabilidad podría llegar hasta las autoridades responsables durante el Gobierno del ex presidente Piñera.

A eso se suma una demanda colectiva contra la Sociedad Constructora VIA Limitada, empresa a cargo de construir las casas por parte de las familias que recibirán un subsidio de arriendo para que puedan buscar una alternativa habitacional, mientras sus casas son reconstruidas.