Mi vida con Sida: La historia de Carolina

By / 5 años ago / Sin categoría / No Comments
Mi vida con Sida: La historia de Carolina

María Carolina del Real estaba cursando lo que sería su último año de Relaciones Públicas cuando su cuerpo no pudo más.

“Estaba en la etapa de la tesis y estaba muy enferma. No podía ir a clases, entonces a pesar de que era buena alumna, fue imposible seguir”, dice Carolina cuando se refiere al año en que se paseó de doctor en doctor, sin que nadie le entregara un diagnóstico. “Todos me decían que esto era depresión, menos yo. Yo era la única que sentía que esto no era eso”, cuenta.

Recién el 1 de noviembre de 2010, cuando cayó en la clínica por una neumonia grave supo que lo que ella tenía era Sida.

“Quedé en un trance, que es muy de mi personalidad. No podría decir que me angustié, porque la verdad es que me quede en blanco. Sale el doctor, entra mi papá y yo lo empujé y le dije: ‘no me toques’. ‘Qué pasa’, me dijo y yo le dije: ‘papá tengo sida’ y se me quebró la voz y la lágrima me llegó a la mitad del cachete.

Los ojos se le fueron a negro, se le apagó la mirada por la ignorancia frente a la enfermedad, además yo estaba muy grave, los doctores le estaban diciendo que era probable que yo me muriera.

Se acercó a un lavatorio se lavó las manos, la cara, se acerca y me dio muchos besos, muchos abrazos, como diciéndome ‘no me vengas a empujar, no seas ignorante porque esto no se contagia por darte besos ni abrazos y tu no vas a ser discriminada y ahora te concentras en respirar’. Y ahí estuve concentrada en respirar”.

Siempre ha recibido el apoyo de su entorno familiar, pero dice que “todos han vivido el proceso de forma diferente y yo me he ido enterando con los años cómo ha sido para cada uno. Han pasado tres años y yo recién me entero que para mis hermanos ha sido un tema súper doloroso y difícil de digerir. Mi mamá también tiene muchos sentimientos encontrados, entre preocupación, rabia y pena.

Ella me dice ‘yo te hice perfecta, te hice tan sana y llega una persona, pobre hombre él no sabía y te pega esto y ahora tienes esta enfermedad’ y pasa por todos los estados, yo creo que la que lo tiene más resuelto soy yo, mi entorno pasó por un proceso súper doloroso, amigas que lloraron y rezaron mucho”.

EL PREJUICIO DEL EXAMEN

Para recién ser diagnosticada, Carolina estuvo hospitalizada durante un mes en la clínica, es por esto que ella critica que no sea parte de la rutina de los doctores hacer el test de Elisa, examen que diagnostica esta enfermedad. “Yo esperaba que me dijeran que tenía anemia, hasta leucemia pensé, me sentía muy mal. Yo también pavié, nunca pedí el test de Elisa, nunca se me ocurrió”.

Al parecer el test de Elisa no es parte de la rutina de los médicos, “pienso que pueden pensar que la gente se puede ofender, cuando debería ser algo natural”, dice Carolina, quien también explica que cuando uno comienza a salir con alguien también debería considerar realizarse el examen con naturalidad, “debería ser tan espontáneo como cuando te preguntan si quieres ir a tomar un café o salir a comer, y decir: ‘oye ya nos gustamos quizás ya tuvimos relaciones con preservativo una vez y deberíamos hacernos el test de Elisa’.

Eso no es para descartar la relación, sino para ser honestos. Yo lo que haría es ir juntos y compartir los resultados”.Fuente MSN

 

admin

The author didn't add any Information to his profile yet.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked. *